Is it worth using painkillers during tattooing?

¿Vale la pena utilizar analgésicos durante el tatuaje?

Un tatuaje duele. Aunque el nivel de incomodidad siempre depende de la ubicación, la duración de la sesión, la técnica de tatuaje, nuestro estado de ánimo y nuestra tolerancia al dolor en general. ¿Es aconsejable el uso de ungüentos u otros analgésicos? ¿Cuáles son sus riesgos?

En este artículo descubrirás:

  • Si es aconsejable usar analgésicos.
  • Cómo afectan los analgésicos al proceso de tatuaje.
  • Cuáles son los riesgos de la anestesia insuficiente en la piel.

Duro como una roca

Existen cientos de analgésicos. Siempre tenemos al menos dos o tres tipos en nuestro botiquín. La mayoría de las veces, los utilizamos para aliviar un dolor de cabeza o un resfriado. Entonces, ¿funcionarán bien durante una sesión de tatuaje?

Para reducir el dolor, podemos tomar una o más tabletas y listo... nos quitamos el problema de encima. Pero es mejor evitarlos durante la sesión. Esto es especialmente importante para el primer tatuaje. Puede resultar que, gracias a una dosis demasiado grande de analgésicos, no podamos juzgar si la sesión debe terminar temprano. Esto es importante cuando se tatúan áreas sensibles como el esternón, las costillas, los costados o la espalda. En estas partes, las prolongadas vibraciones causadas por la aguja y la tensión de los músculos pueden pasar factura a nuestros órganos internos. ¿El resultado? Debilidad, desmayos, espasmos en los intestinos, el estómago o los riñones. Para aquellos que saben lo que es una cólica intestinal o renal, la sensación es al menos cruelmente dolorosa.

Tinta después de crema

Otra opción son las cremas analgésicas. Son analgésicos útiles y extremadamente efectivos. Con ellos, el efecto es similar: pueden hacer que nuestra piel sea prácticamente inmune, lo que nos permite tener una sesión demasiado larga, cuyos efectos sentiremos por la noche y durante la madrugada. Sus ventajas incluyen una anestesia completa, lo cual es importante para aquellos que ya han superado su umbral de tolerancia al dolor. Porque recordemos que cuanto más dura la sesión, más difícil es soportarla. Y el tatuaje no se trata de hacernos sufrir, sino de hacerlo correctamente y sin apresurarse.

Existen dos tipos de cremas y aerosoles para aliviar el dolor: los que se usan antes del tatuaje y los que se usan durante. El primer tipo solo necesita mantenerse cubierto durante una hora, para que su efecto dure otras medias jornadas, lo que prácticamente equivale a una sesión de todo el día. El segundo tipo tiene un efecto más localizado y se aplica sobre la piel dañada, es decir, primero se debe aplicar la primera capa del tatuaje, generalmente un contorno, para que una vez que penetre en la piel, comience a hacer efecto. Su efecto dura menos tiempo, es más localizado y no proporciona una sensación de anestesia completa, lo cual puede ser impactante cuando la aguja penetra en la piel sin anestesia, intensificando la sensación de dolor.

Lo más importante es que nada dura para siempre, por lo que es importante recordar que incluso el mejor analgésico puede dejar de funcionar en medio de una sesión. Y volver a aplicarlo no será posible en una piel dañada. Por otro lado, agregar otro producto específico puede causar interferencias y una reacción alérgica del cuerpo. Aquí la regla es simple: cuanto más dañada esté la piel, peor será la anestesia.

La primera sesión es una prueba de resistencia

Durante ella, tanto nosotros como el tatuador evaluamos la resistencia de nuestro organismo. Los tatuajes pequeños generalmente se hacen en una sola sesión: contorno, negro, colores, blanco. Las composiciones más grandes pueden tener etapas adicionales: el primer contorno, el llamado "borrón", luego el contorno propiamente dicho y su posible engrosamiento adicional, negro, colores y finalmente el subdibujo en blanco. Luego, las capas se crean en sesiones sucesivas. La excepción es el tatuaje realista, que se crea no en capas, sino gradualmente. Por eso a veces puedes ver a alguien con una parte del diseño terminada cuando la piel junto a ella todavía está sin tatuar.

Sin embargo, la técnica de tatuaje tiene poco efecto en el uso de analgésicos. Aquí la regla es simple: cuanto más tarde los usemos, mejor. Porque nadie debería decirnos que incluso el primer tatuaje debe hacerse en una sola sesión. Ceder a los estereotipos de que un tatuaje debe doler, que tres sesiones son suficientes para un brazo completo, etc., generalmente lo dicen personas que quieren presumir de su resistencia o simplemente están mintiendo. Porque también ellos llegarán al punto en que la sesión será dolorosa después de solo cinco minutos. Le sucede a todos. Si alguien dice que no... o están diciendo la verdad o tienen una enfermedad relacionada con el daño a las terminaciones nerviosas.

¿Cuáles son los riesgos de la anestesia?

Si pasamos cinco horas bajo la aguja tatuando nuestra área del estómago o de los riñones sin sentir absolutamente ninguna incomodidad, porque nuestra piel está cubierta de crema para el dolor, podemos estar seguros de que el dolor vendrá cuando el agente deje de funcionar. Y será varias veces peor. ¿Por qué? Porque nos estamos sometiendo a horas de vibraciones que pasan factura a nuestros órganos internos. Es un poco como el mareo por movimiento con inicio retardado. Las sensaciones, de manera similar, son dudosas en su placer.

No desaconsejamos el uso de analgésicos. Al contrario, permiten un nivel de comodidad mucho mayor tanto para el tatuador como para la persona tatuada. ¿Por qué? Porque el cuerpo no tiembla ni se encoge en un espasmo natural de deseo de alejarse del instrumento del dolor. Es importante que la anestesia se use con prudencia. Preferiblemente cuando ya tengamos experiencia y conozcamos

 

Resumen:

Los tatuajes duelen, pero no tienen por qué. Los puristas afirman que esta barrera separa a los novatos de aquellos que merecen un tatuaje. Pero ¿quién tiene el derecho de juzgar quién quiere adornar su cuerpo y de qué manera? Esta opinión es típica de quienes son nuevos en el tema. Quienes aún no han sentido en su propia piel el dolor punzante que ocurre después de unos minutos de la trigésima o subsiguiente sesión. Aquellos que han cubierto la gran mayoría o todo su cuerpo con patrones en poco tiempo saben perfectamente que no hay nada de malo en los analgésicos. Porque permiten disfrutar de la siguiente sesión sin una gran sensación de malestar. Sin embargo, aconsejamos no usar analgésicos al comienzo del tatuaje. Deberías sentir al menos una vez cómo es recibir un tatuaje.


Regresar al blog